Maíz. Imagen: Andrei Ghergar / FreeImages

Los precios del maíz a la baja tras la paralización del acuerdo comercial entre China y EEUU

New Holland Marzo

La parálisis del acuerdo entre estos dos países hace que no exista demanda de productos agrícolas por parte de China, lo que afecta muy negativamente a las cotizaciones de los cereales.

En el mercado mundial de los cereales hay un “rey” y es el maíz. Recién iniciado el año, los expertos hacen sus cálculos de hacia dónde evolucionarán los precios en los próximos meses. Aunque es difícil hacer un pronóstico, hoy en día, se dan una serie de factores que nos dan ciertas pistas de lo que puede suceder.

La cosecha de cereales a nivel mundial sigue teniendo unas cifras importantes, según el informe USDA de enero, la proyección sigue cercana a los 2170 millones de toneladas, volumen que crece cada año. El maíz supone, con una producción mundial de 1110 millones de toneladas, algo más del 50%, lo que le hace tomar cierta relevancia y ser protagonista de gran parte de las fórmulas de los piensos compuestos.  “El precio del maíz en los últimos años está siendo muy competitivo con respecto al trigo y la cebada”, explica Roberto Martín, responsable de cereales del Grupo AN en Castilla y León. Los operadores apuestan por este cereal para hacer los piensos compuestos ya que tiene un diferencial de precio de entre 15 y 20 €/tm inferior con respecto al trigo.  “Mientras que, con respecto a la cebada, con un precio similar, la opción también es el maíz porque aporta más energía”, señala este experto del Grupo AN.

El gran volumen de oferta de este cereal, hace que genere cierta pesadez en el mercado ya que las exportaciones de maíz en EEUU están por debajo de las previsiones realizadas por el mercado y deben acelerar si quieren dar salida al este cereal a lo largo de la campaña.

Eurochem ENTEC CEREAL banner interior noticia

La cosecha de maíz Sudamericana, con muy buenas perspectivas, arroja unas cifras de cosecha de 50 millones de toneladas para Argentina y de 101 millones de toneladas para Brasil con unos niveles de exportación de 33,50 y 36 millones de toneladas respectivamente. La segunda cosecha de maíz brasileña, de momento se está desarrollando en unas buenas condiciones, pero cualquier inconveniente en la cosecha podría generar complicaciones para la correcta implantación del cereal. “Por tanto, durante los próximos meses es importante estar atentos a estas variables que podrían generar volatilidad en el mercado del maíz”, señala Martín. La previsión a día de hoy de los precios FOB de maíz en el cono sur, varía de los 160 €/tm en marzo a los 156€/tm de junio. “Actualmente nos estamos abasteciendo de maíz ucraniano, su cosecha se cifra en 35,50 millones de toneladas y con unas exportaciones cercanas a las 30,50 millones de toneladas, a día de hoy, las exportaciones han sido notables y están cómodos. En cuanto a los niveles de precios para esta zona suben en torno a 3-4 euros del periodo de marzo a junio”, comenta el responsable del Grupo AN.

Todo lo comentado anteriormente nos dejan factores bajistas en los precios, asumidos todos ellos por el mercado y salvo algún cambio en el mercado importante, parece que puede haber cierta estabilidad. En este sentido, hay un factor que está inclinando la balanza hacia el lado negativo de los precios y es la actual crisis del “coronavirus”, que está paralizando los movimientos de mercancías y dificultando de forma notable el acuerdo comercial entre EEUU y China. “Esta paralización del acuerdo comercial hace que no exista demanda de productos agrícolas por parte de China y esto afecta muy negativamente a las cotizaciones de los cereales en los mercados al no estar presente una gran demanda como es China”, comenta Roberto Martín. No parece que esto se resuelva a corto plazo y la lectura que realizan los mercados no favorece lógicamente la recuperación de los precios.

Además, los mercados de cereales siempre están atentos a cualquier factor externo que pueda afectar a las cotizaciones. El caso concreto de la crisis del coronavirus, la preocupación del mercado sobre el impacto que puede tener en la demanda de cereales y oleaginosas. Unida a la desaceleración económica del país asiático, motor de crecimiento del mundo, hacen que, en los últimos días, los mercados hayan reaccionado con el descenso en las cotizaciones, no solo en los cereales sino en el resto de comodities.

Otros factores a tener en cuenta: Trump

Con unas elecciones, prácticamente a la vuelta de la esquina en EE.UU y una carrera a la presidencia ya iniciada, que culminará el próximo 3 de noviembre de 2020, la precampaña en “al otro lado del charco” puede ser determinante también para los precios de maíz. La posición política de Estados Unidos es muy importante, sobre todo para un país claramente productor y exportador de maíz. “Cualquier decisión que se adopte en materia de favorecer acuerdos comerciales, uso de etanol, subvenciones, etc. tendrá su repercusión en cuanto al consumo, oferta y en el comportamiento a la hora de elegir un cultivo u otro”, señala Martín.

Asimismo, tendremos que seguir con detenimiento las intenciones del actual presidente de los Estados Unidos de imponer aranceles a determinados países (especialmente China) y qué mensajes lanza en campaña. La imposición de estas tasas es uno de los factores que genera incertidumbre y favorece la volatilidad de los precios en el mercado. Un avance o retroceso en las negociaciones, puede hacer que los precios se muevan en una u otra dirección. De momento esas negociaciones están paralizadas y están afectando negativamente.

Las variedades de maíz del futuro

Tiempo atrás el objetivo de las empresas de semilla era obtener variedades que se adapten a un amplio espectro de ambientes y climas, tendencia que viene cambiando hace ya tiempo. “Hoy el foco de la mejora genética tiene que ver con proveer a los agricultores de material genético específico, no solo para cada zona agro-ambiental, sino también para cada situación particular”, explica, Santiago Felizia, Country Manager de KWS. Según el responsable de esta empresa en España, “lo que vamos a ver en los próximos años son variedades con características y atributos muy fuertes, diferenciales y con alto valor agronómico”.

El incremento de producción continúa siendo el eje principal en la mejora genética del maíz, pero siempre de forma paralela a dar soluciones a los problemas agronómicos que el agricultor tiene que afrontar en las distintas zonas de cultivo. “La tolerancia a distintas enfermedades, la tolerancia a estrés hídrico, la resistencia de tallo y raíz, o incluso la calidad de grano para los distintos usos de la industria de alimentación humana, son tenidos en cuenta en los programas de mejora actuales”, explica Eva Pelaz, Delegada Comercial en Valle del Duero de Pioneer Hi-Bred Spain.

La limitación hídrica y el cambio climático definen hoy los programas específicos en los que trabajan las empresas de semillas para obtener los genotipos más tolerantes al estrés hídrico. “Además del trabajo a nivel global, en España el equipo de Breeding lleva adelante trabajos de selección de líneas con mejor comportamiento en este tipo de situaciones, que son luego parentales de híbridos con mayor tolerancia”, señala Santiago Felizia. El aporte de conocimiento no es sólo a través de variedades tolerantes, “sino también de generar y transferir información agronómica que contribuya a obtener mejores resultados productivos como son la correcta determinación de la densidad de siembra para cada híbrido/ambiente, del ciclo de la variedad, del tipo de labranza, de la fecha de siembra, entre otros”, recalca el responsable en España de KWS.

Recientemente se han realizado avances importantes en relación a la tolerancia a estrés hídrico, poniendo a disposición del agricultor híbridos mejor adaptados a condiciones de falta de agua en momentos críticos del desarrollo de la planta, como pueden ser la floración o el llenado del grano. En los próximos años se esperan mejoras notables en este sentido. “También se han tenido que adaptar los programas de mejora a enfermedades cada vez más extendidas en la Península Ibérica como el Cephalosporium, hongo de gran impacto en los rendimientos de zonas del sur y centro, así como a virus del enanismo rugoso (MRDV), típico de algunas zonas del Valle del Ebro”, señala Eva Pelaz. En el mercado de maíz para forraje ensilado, este año Pioneer va a lanzar la primera variedad BMR (“Brown mid-rib”) en Europa. “Este tipo de variedades se caracterizan por un menor contenido en lignina que se traduce en mayor digestibilidad de la fibra, de vital importancia en la formulación de raciones en las ganaderías de leche”, explica la responsable de Pioneer Hi-Bred Spain.

Una lucha contra las plagas más biológica y tecnológica

La lucha contra plagas y enfermedades es otro de los retos del maíz que convive, como el resto de cultivos, con una normativa cada vez más restrictiva para la aplicación de productos. No existe un enfoque único para la protección de los cultivos. “Los agricultores de hoy en día tienen a su disposición una caja de herramientas diversa para minimizar el daño de las plagas, incluidos productos químicos y biológicos de última generación, análisis de datos avanzados y tecnologías de precisión”, explica Anxo Valiño, responsable de desarrollo de maíz de Bayer.

En la actualidad se utilizan herramientas como la inteligencia artificial y el reconocimiento basado en objetos para evaluar mejor la vida del suelo, así como para detectar organismos nocivos del suelo, como el gusano de la raíz del maíz y otras plagas que pueden causar un daño tremendo a los cultivos. “A través de la ciencia de los datos, podemos modelar y estimar mejor dónde serán más dañinas las plagas y las presiones ambientales para ayudar a los productores a proteger los cultivos”, comenta Valiño.

Desde las empresas productoras de semillas están convencidos que la agricultura de precisión también va a suponer un salto en los rendimientos y producciones debido a la gran heterogeneidad que hay en los suelos. “En España la introducción de la agricultura de precisión tiene mayor importancia debido a la gran heterogeneidad que hay en los suelos. “La tecnología ya está disponible, queda por delante la etapa de implementación, siempre la más desafiante, para que logremos agregar valor en cada parcela de los agricultores”, comenta Santiago Felizia de KWS.

Descargar / Download PDF