La superficie de frutos rojos en Huelva asciende a 11.630 hectáreas

COMPROMISO BLANCO HORIZONTAL

La fase de plantación arroja una superficie total plantada del conjunto de frutos rojos en la provincia de Huelva de 11.630 hectáreas para la campaña 2020/2021, lo que supone una cifra muy similar a las 11.751 hectáreas de berries plantadas en la anualidad pasada, con un pequeño descenso del 1,8%.

La Asociación de Productores y Exportadores de la Fresa de Huelva, Freshuelva, ha informado de que, según los datos aportados por las empresas asociadas, la superficie plantada de fresa asciende a 6.105 hectáreas, mínimamente inferior, cercano al 2%, a las 6.217 hectáreas plantadas de fresas en la campaña pasada.

El arándano es el único berrie que presenta un incremento de su superficie, concretamente del 7,20 % con un total de 3.310 hectáreas, por las 3.089 plantadas en la campaña pasada. Esta situación se debe, sobre todo, al arbusto que entra en producción comercial después de cumplirse tres años de su plantación.

La organización agraria ha constatado una mayor diversificación varietal en este berrie, con especial incremento en las variedades tempranas que permiten acceder al mercado desde primeros de año o en las fiestas navideñas inclusive, aunque con pequeños tonelajes.

Eurochem Int Noticia Oct

Por el contrario, el dato negativo lo ha presentado la frambuesa, cuya superficie plantada decrece en un 10%, pasando de las 2.300 hectáreas plantadas en la campaña pasada a las 2.070 que habrá en la presente, que no estará en producción al mismo tiempo, ya que la diversidad varietal permite recolectar frambuesas en otoño y en primavera.

La superficie de las moras, por su parte, se estabiliza en las mismas 145 hectáreas plantadas en la campaña pasada.

Freshuelva ha destacado que estos datos evidencian que se consolida la apuesta por la diversificación de cultivos iniciada en campañas precedentes, garantizándose así la presencia de los berries de Huelva en los mercados durante nueve meses al año prácticamente.

El sector de los frutos rojos afronta una nueva campaña que ha estado marcada por unas lluvias posteriores a la plantación que han venido bien en su mayor parte, aun cuando han originado pérdidas derivadas de algún tornado y mangas de viento en la zona occidental de la provincia, principalmente en plantaciones de frambuesas y arándanos.