noviembre

Impacto del confinamiento en el consumo de alimentos

ECA OLIVE 2020 HORIZONTAL

Una encuesta realizada a 5000 consumidores de 10 países europeos revela cómo el confinamiento ha tenido un profundo impacto en la compra y el consumo de alimentos. EIT Food, la principal iniciativa europea de innovación alimentaria apoyada por el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT), ha publicado hoy un nuevo informe sobre el impacto de la pandemia de la COVID-19 en los comportamientos alimentarios de los consumidores.

La investigación ha sido realizada por un consorcio de las principales universidades de Europa, dirigido por la Universidad de Aarhus, Dinamarca. Los diez países encuestados han sido Suecia, Alemania, Reino Unido, Polonia, Italia, Francia, Grecia, Finlandia, Rumania.

El nuevo informe se publica pocos meses después de que la Comisión Europea publicara su histórica estrategia De la granja a la mesa, en la que se pide la creación de un entorno alimenticio que facilite a los consumidores la elección de dietas sanas y sostenibles, al mismo tiempo que tienen acceso a alimentos adecuados y asequibles. A medida que Europa se recupera de la pandemia de la COVID-19, existe una oportunidad única para que la industria se comprometa con los consumidores y aproveche las crecientes tendencias en materia de salud y sostenibilidad.

El profesor Klaus Grunert, jefe de sección del Departamento de Gestión de la Universidad de Aarhus, dijo:

SIETE INTERIOR SECCION

«Nuestra investigación muestra que la COVID-19 ha cambiado la forma en que la gente piensa, compra, planifica y consume sus alimentos.

El lado positivo durante esta pandemia ha sido la aparición de varias tendencias positivas, en especial en torno a la sostenibilidad y la salud. La industria tiene una verdadera oportunidad de innovar para satisfacer las necesidades de los consumidores, por ejemplo, mediante nuevas experiencias para que éstos disfruten de la comida en casa o la adaptación de su experiencia en línea a nuevas formas de compra».

Los consumidores españoles muestran los mayores cambios de comportamiento que se han visto en Europa

Los consumidores españoles mostraron los mayores cambios de comportamiento de los diez países estudiados durante la pandemia, en especial en lo que respecta a una elección de alimentos más deliberada y consciente. Más de la mitad (53 %) dijo que estaba planeando sus compras con más cuidado durante este tiempo.

La mayoría de los consumidores (56 %) dicen que se enfrentaron a dificultades financieras durante la COVID-19, pero que eso no afectó el consumo de alimentos en España. El país registró el mayor aumento de consumo en casi todas las categorías de alimentos, como los productos lácteos (el 33 % informó de un aumento).

Los resultados muestran que la comida siguió siendo un elemento fundamental de la cultura española, ya que más de la mitad de los consumidores dijeron que habían pasado más tiempo cocinando y experimentando con recetas (53 % y 51 % respectivamente). Una vez más, este fue el mayor aumento en todos los países encuestados.

Cambios en el comportamiento de los consumidores de alimentos en toda Europa

Los consumidores de toda Europa sufrieron dificultades financieras durante la pandemia de la COVID-19. Un tercio de los encuestados (34 %) perdió parte o todos sus ingresos y más de la mitad (55 %) dijo que le resultaba difícil llegar a fin de mes.

A pesar de ello, los consumidores europeos afirmaron que compraban más en casi todas las categorías de alimentos, ya que los confinamientos provocados por la COVID-19 y el aumento de las tareas en el hogar en toda Europa hicieron que la gente pasara más tiempo en casa y comiera menos en restaurantes.

El mayor cambio de comportamiento fue el modo en que compramos, ya que casi la mitad de los consumidores indicaron un aumento de las compras en línea (45 %), compras en grandes cantidades (47 %) y salidas de compras cuidadosamente planificadas (45 %).

Los consumidores europeos también están pasando más tiempo en la cocina, más de un tercio (36 %) informaron que han disfrutado pasando tiempo cocinando durante el confinamiento. Compartir esta experiencia con los demás también se ha vuelto más importante, ya que tres de cada diez consumidores (29 %) se sientan a comer juntos como un hogar más a menudo.

Hábitos duraderos después de la pandemia

Según el estudio, el aumento de la importancia que la comida ha tenido en nuestras vidas continuará después de que se levanten las medidas de confinamiento. Casi un tercio de los consumidores dijeron que será más importante tener tiempo para cocinar comidas caseras (27 %) y seguir comiendo alimentos más variados (30 %) después de la pandemia.

Si bien la asequibilidad seguirá siendo una prioridad para muchos, ya que el 32 % dijo que el acceso a los alimentos a bajo precio será más importante, no debería ser a costa de la salud y una buena nutrición. Por el contrario, casi la mitad de los consumidores (49 %) dijo que tener buena salud será más importante para ellos como resultado de la COVID-19.

Además de dar prioridad a su propia salud, los consumidores europeos comunicaron una serie de cambios que podrían tener un impacto positivo en la salud del planeta. Por ejemplo, más de un tercio (35 %) dijo que la compra de alimentos producidos a nivel local se ha vuelto más importante para ellos durante la pandemia de la COVID-19. Además, parece que la tendencia a comprar de forma local va a continuar, ya que casi nueve de cada diez consumidores (87 %) indicaron que era muy probable que siguieran haciéndolo en el futuro.

Saskia Nuijten, directora de Comunicación y Participación Pública de EIT Food, afirmó:

«La fragilidad de nuestro sistema alimentario quedó en evidencia durante la pandemia. Los consumidores europeos cambiaron su forma de comprar y consumir alimentos casi de la noche a la mañana, y no hay señales de que vuelvan a «la situación normal» después de que se levanten las medidas de confinamiento.

Este estudio muestra que los consumidores tienen la esperanza de tener un mejor acceso a alimentos asequibles que beneficien tanto al planeta como a su salud. Es una de las oportunidades en las que la industria puede actuar mientras reflexionamos sobre cómo construir un mejor sistema alimentario de la granja a la mesa.

Las soluciones dependerán de la colaboración y las colaboraciones intersectoriales, y esperamos poder seguir trabajando con nuestros socios para acelerar la transición hacia un sistema alimentario adecuado para el futuro».

EIT Food, apoyado por EIT, ha ayudado al sector agroalimentario durante la pandemia para contribuir al desarrollo de un futuro alimentario resistente y sostenible. Como parte de la Iniciativa de respuesta a la crisis de EIT, EIT Food está aportando más de 10 millones de euros de financiación para empresas y proyectos de gran impacto con el fin de apoyar al sector agroalimentario europeo durante la pandemia.