ICL demuestra la eficacia de su programa de fertilización integral para maíz

New Holland abril

Los ensayos realizados en diferentes fincas en estos últimos tres años confirman claramente la eficacia del abonado integral de ICL para el cultivo del maíz. El programa de ICL para el cultivo del maíz consiste en la aplicación de tres productos: Agromaster con tecnología de encapsulado E-Max, Agromaster Start Mini con tecnología Poly-S y el abono foliar Agroleaf Power, con M-77.

Resumen de recomendaciones:

– En siembra recomendamos aplicar Agromaster 27-10-10 con el 30% del Nitrógeno encapsulado con E-Max de 3-4 meses de longevidad, a 500-1.000 kg/ha, así como el fertilizante starter Agromaster Start Mini 21-21-5 con el 40% del N encapsulado y tecnología Poly-S, a dosis de 30-50 kg/ha y aplicado cerca de la semilla.

– A las pocas semanas aplicar el herbicida, mezclado con un abonado foliar,  Agroleaf Power 31-11-11, a dosis de 4-6 kg/ha, que ayuda a que la planta salga antes del  estrés provocado por el herbicida y a que éste actúe con mayor eficacia sobre las malas hierbas.

EurochemMarzoAbril

Tecnologías E-Max y Poly-S

ICL cuenta con una amplia experiencia en la fabricación de encapsulados para crear productos con un tiempo de liberación muy preciso que se indica en cada producto. Así, el fertilizante Agromaster utiliza la tecnología E-Max, que es una tecnología de liberación controlada consiste en una cubierta de polímero que mejora la utilización eficiente del nutriente. La liberación de los nutrientes se basa en la humedad y en la temperatura, ofreciendo valores de longevidad predecibles y reduciendo la cantidad de nitrógeno que se libera ineficazmente a la atmósfera, los costes de aplicación y los valores excesivos de salinidad perjudiciales para la planta cuando se aplica el fertilizante de forma localizada. Además, aumenta la seguridad, rentabilidad y eficacia del fertilizante.

Por su parte, Agromaster Mini utiliza la tecnología Poly-S, que es otra tecnología de ICL basada en un encapsulado de azufre y un polímero. La liberación del nutriente con la tecnología Poly-S es menos dependiente de la temperatura y el componente de azufre del encapsulado añade valor nutritivo al producto. En este cultivo de maíz se ha utilizado Agromaster Mini  21-21-5, a una media de entre 30 y 50 kg/ha localizado en la zona de siembra. Con eso conseguimos un mejor arranque independientemente de las condiciones que tengamos.

Buena sanidad de planta y excelente cosecha

Con el plan de abonado de ICL, hemos podido comprobar durante estos último tres años en todas las fincas, el buen estado del maíz, perfecto sanitariamente, buen color y sin ningún tipo de carencia. Las cosechas han sido excelentes tanto en calidad como en cantidad, observando a simple vista todas las espigas perfectamente cuajadas y  demostrando con hechos la eficacia y rentabilidad de la solución integral para maíz de ICL.