Anecoop

“El kaki Persimon® Bouquet tiene aún mucho recorrido para ganar cuota de mercado”

ECA OLIVE 2020 HORIZONTAL

Hoy, en plena campaña de Kaki Persimon® Bouquet, una de las más significativas de Anecoop por cuanto ha logrado crear una marca reconocida entorno a un producto hortofrutícola, entrevistamos en exclusiva en eComercio Agrario a Carlos Nemesio, Responsable de Kaki de Anecoop, para analizar cómo se está desarrollando el ejercicio en un momento donde la pandemia por la Covid-19 lo está trastocando todo.

Por Marga López, periodista agroalimentaria (@MargaLopez77)

Anecoop

Carlos Nemesio, Responsable de Kaki de Anecoop

A nivel comercial, la pasada campaña se cerró con bajos precios en términos generales, ¿cómo finalizó el ejercicio para los socios de Anecoop?

El ejercicio 2019/2020 concluyó para nuestro Kaki Persimon® Bouquet con un volumen récord de 162.000 toneladas comercializadas, si bien debido al exceso de oferta en el conjunto del sector, los resultados no fueron los que hubiésemos deseado.

SIETE INTERIOR SECCION

Este aumento de producción dificultó mucho la campaña, aunque en el caso de Anecoop, fuimos capaces de recolectar el 100 % del producto de nuestros asociados y dar continuidad a la planificación de campaña que nos habíamos marcado.

En general, la primera parte de la campaña estuvo condicionada por un desorden en la oferta que saturó los mercados, ocasionando precios muy por debajo de campañas anteriores. A partir de finales de noviembre, con la campaña de kaki ya más avanzada, un mayor consumo y la desaparición de una parte de la oferta, la situación experimentó cierta mejora, pero en general la evolución a partir de ahí fue muy lenta, y no con los resultados esperados.

Con respecto a la actual campaña, ésta se iniciaba con una reducción de la producción con respecto al ejercicio anterior, previsiones que seguramente hayan quedado reducidas aún más tras las intensas lluvias de principios de noviembre. ¿Qué volumen manejáis y qué situación que nos encontramos ahora en el campo?

Arrancábamos el ejercicio con volúmenes un poco por debajo del año pasado, sin alcanzar la disminución de cosecha generalizada en todo el sector gracias a las producciones de nuestro socio COAGRI, que entró a formar parte del Grupo Persimon en 2019.

Los últimos acontecimientos climatológicos de la semana 45 han mermado la oferta general de kaki en el mercado. En nuestro caso en particular, el pedrisco ha afectado directamente a 15.000.000 kg, que sumado a las copiosas lluvias ha supuesto una disminución del 20% respecto a lo previsto para lo que nos queda de campaña. Si lo comparamos con el año pasado, supone una bajada de la disponibilidad del 30% para las mismas semanas.

La demanda de kaki envasado frente a granel se ha incrementado mucho en esta campaña

La crisis sanitaria y el confinamiento que tuvimos en los meses de marzo, abril y mayo, disparó el consumo de frutas y hortalizas, especialmente de cítricos. ¿Habéis percibido en estas primeras semanas un mayor consumo de kaki con respecto a otros años?

A diferencia del anterior confinamiento, el consumidor no se ha volcado tanto en los productos frescos. La demanda sigue fuerte en algunos productos como los cítricos, y respecto al kaki, lo que llama sobre todo la atención es la mayor demanda de confecciones envasadas frente al granel.

Desde el punto de vista de la exportación, ¿cómo se presenta la campaña, hay limitaciones o mayores dificultades por el tema de la pandemia por Covid-19?

La mayor consecuencia que está acarreando esta situación excepcional es el aumento de los costes de producción debido a las medidas sanitarias extraordinarias que hay que adoptar a todos los niveles, así como el encarecimiento de los costes del transporte y la logística.

Dicho esto, los mercados por el momento están muy receptivos y, aunque a estas alturas es difícil prever qué decisiones tomarán los distintos países, no creemos que se vuelva a producir un cierre de fronteras tal como sucedió la primavera pasada. Europa no podría afrontar una situación así desde el punto de vista económico. Sí podrían producirse cierres parciales, lo que afectaría directamente al consumo tanto en volumen como en hábitos.

Acabáis de lanzar un campaña promocional sobre el Kaki Persimon® Bouquet ligada a la campaña de Raciones de Vida para el Campo.  ¿Qué objetivos os marcáis con esta campaña del kaki y qué feedback habéis tenido de la campaña Raciones de Vida para el Campo?

El Kaki Persimon® Bouque es una fruta que poco a poco va conquistando al consumidor y que todavía tiene recorrido para seguir ganando cuota de mercado frente a otras frutas de temporada.

Con el objetivo de impulsar el consumo cimentamos nuestra comunicación sobre dos mensajes clave. Por un lado, los beneficios que reporta para el organismo el consumo de Kaki Persimon® Bouquet como parte de una dieta saludable que incorpore las cinco raciones de frutas y hortalizas recomendadas. Es una fruta muy completa desde el punto de vista nutricional y que aporta muchos beneficios que repercuten positivamente en el refuerzo del sistema inmunitario, especialmente vulnerable en la situación tan excepcional en la que nos encontramos.

“La adversa climatología de noviembre ha supuesto una disminución del 20% respecto a lo previsto para lo que nos queda de campaña”

Por otro, el impacto que tiene en el medio rural el cultivo de esta fruta, cuya producción y comercialización coordinamos a través del Grupo Persimon de Anecoop con el objetivo de organizar la oferta y no saturar los mercados, tratando siempre de mantener la rentabilidad del producto. Esta forma de trabajar incide directamente en la economía el entorno rural, apoyando a la agricultura y velando por la sostenibilidad de esta actividad de la que viven muchas familias. Esta es la filosofía de la campaña “Raciones de Vida para el Campo”, que lanzamos la primavera pasada coincidiendo con la temporada de sandía y de la que hemos obtenido un feedback extraordinario tanto de nuestros socios y colaboradores como de nuestros clientes.

La sociedad en general, se ha dado cuenta de que es imprescindible que mantengamos una agricultura propia que nos permita alimentarnos incluso en las circunstancias más adversas. Es obligación de todo el sector el seguir recordándoselo y que nuestro esfuerzo no caiga en el olvido.