Un sello de calidad para el ajo de la campiña sur cordobesa

El sector ajero de la campiña sur cordobesa se ha fijado como objetivo la consecución de un sello de calidad que diferencie y distinga a sus producciones. Así, en el transcurso de una reunión celebrada hace unos días con el Delegado Territorial de Agricultura de la Junta de Andalucía, Francisco Zurera, sus representantes acordaron iniciar el trámite para solicitar una marca de calidad que ampare a este producto, concretamente, la Indicación Geográfica Protegida (IGP), que en España sólo tiene el ajo morado de las Pedroñeras (Cuenca).  En dicho encuentro también participó Miguel Ruz, alcalde de Montalbán, localidad que tradicionalmente viene siendo asociada a su producción de ajos, de calidad reconocida.

El delegado manifestó el respaldo de la Junta a esta iniciativa, ofreciendo el apoyo y asesoramiento necesarios, y destacó que el ajo que se produce en la zona de dicho municipio tiene todo a su favor para poder aspirar a esa mención de calidad, que supondría un incentivo para un cultivo que en esta provincia sustenta más de 400.000 jornales. No obstante, advirtió que los trámites que implica supondrán un largo recorrido antes de conseguir una respuesta por parte de la Unión Europea, que tiene la última palabra a la hora de conceder el visto bueno a la solicitud de esta marca

El sector ajero cordobés se distingue por su carácter netamente exportador, destinándose el 80% de su producción al exterior, y su continuada apuesta por la calidad, invirtiendo en innovación y seguridad alimentaria, como vía más segura de diferenciar a sus producciones por su excelencia y garantías, más que por precio. Una política muy acertada, teniendo en cuenta que hablamos de un producto que cada año fluctúa en precio, como consecuencia de la competencia desleal de terceros países, sobre todo China, con una normativa laboral que favorece la mano de obra barata y cuyas producciones no se ajustan a los requisitos que en materia de calidad se exigen a las europeas.

Para el alcalde de Montalbán, el sector ajero se erige en motor económico de este municipio, generando un empleo de calidad en lo que se refiere a las condiciones laborales de sus trabajadores.

Como ejemplo del esfuerzo inversor de este sector, están los más de 550.000 euros destinados a proyectos de mejoras en la transformación y comercialización de la agroindustria ajera, en las localidades de Montilla, Montalbán y Santaella. Inversión que respaldó la Consejería de Agricultura con una ayuda en el último marco de 175.000 euros.

La superficie de cultivo este año en la provincia cordobesa supera las 2.500 hectáreas de ajos, estimándose una producción en torno a los 12.000 o 14.000 kilogramos por hectárea, con lo que la cosecha podría elevarse hasta los 30 millones de kilos. Una previsión que podría mejorarse con las lluvias caídas en las últimas semanas. En lo que a calidad y precios se refiere, existen buenas perspectivas por parte del sector.

En Andalucía, se siembran de ajo 5.000 hectáreas y 26.000 en toda España, lo que convierte al país en el primer productor de la Unión Europea, con el 65% de la superficie de siembra.

 

Descargar / Download PDF