Caqui de la D.O.P. Kaki Ribera del Xúquer.

La DOP del caqui Ribera del Xúquer asume el reto de aumentar el conocimiento de la marca entre los consumidores

Conseguir aumentar el conocimiento de la marca entre los consumidores. Ese es el objetivo principal que los administradores de la D.O.P. Kaki Ribera del Xúquer se marcan para la campaña de 2015 en materia de promoción. Así lo explicaron el 5 de octubre en un acto de presentación celebrado en L’Alcúdia (Valencia), una de las localidades cuyos caquis están amparados por la D.O.P. y certificados por sus controles. La realidad es que, según sus datos, sólo un 11,5% de los consumidores sabe que la variedad “Persimon”, la protegida por la D.O.P., procede de la comarca de la Ribera del Xúquer.

El reto es aumentar este porcentaje. Una de las herramientas es la emisión de un spot publicitario en el que se explica la procedencia del fruto. Otra, defendieron los gestores de la D.O.P. es conseguir que los fabricantes de Persimon etiqueten cada uno de los frutos para ayudar a los compradores que identifiquen el auténtico caqui valenciano certificado.

En materia de producción, se prevé que durante esta campaña se alcancen las 230.000 toneladas, y que en 2020 sean 550.000 toneladas. Cirilo Arnandis, presidente de la D.O.P., explicó que el objetivo de aumentar el conocimiento de la marca entre los consumidores servirá para dar salida a la producción. Arnandis trató de conjurar el miedo a que un aumento desmedido de la producción traiga consigo un colapso en las ventas: “Se habla de cuándo llegará la ‘burbuja inmobiliaria’ del caqui, pero aquí estamos para que no se produzca”. Explicó que la burbuja “no llegará” si se consigue que los consumidores valoren el producto.

Durante el acto también intervino el alcalde de L’Alcúdia, Andreu Salom, que explicó que “el caqui ha sido un milagro que ha salvado a muchos agricultores de la crisis”, en referencia a las dificultades de precios que ha atravesado el sector del cítrico, preponderante en la zona. Cerró el evento la consejera de Agricultura y Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana, Elena Cebrián, que se felicitó de que en los últimos años el caqui haya pasado de ser “un desconocido” fuera de Valencia a un fruto habitual en, por ejemplo, las estanterías de Madrid.

Cebrián prometió el apoyo de la administración autonómica a la D.O.P., y reconoció que es necesario invertir en logística e infraestructuras de transporte para capear las crisis que sacuden el sector agroalimentario. Sin embargo, la consejera señaló que el límite de esta ayuda es la escasez de recursos de la Generalitat debido a la “infrafinanciación” por parte del Gobierno central.

 

Descargar / Download PDF