El sector citrícola valenciano ve peligrar más de 124M€ por el acuerdo UE-Sudáfrica

Banner Feria San Miguel

LA UNIÓ de Llauradors de Valencia denuncia que el nuevo acuerdo comercial entre la Unión Europea y algunos países africanos como Sudáfrica, aprobado por el Parlamento Europeo el pasado día 14 de septiembre y a falta de ratificación del Consejo de Ministros de la UE y de los Gobiernos africanos, pone en peligro directamente los ingresos de más de 124 millones de euros para el sector citrícola de la Comunitat Valenciana.

Según un informe elaborado por esta organización agrícola, existe una clara amenaza económica y fitosanitaria para las producciones citrícolas de la comunidad valenciana. Por tal motivo, LA UNIÓ apuesta por introducir en el acuerdo comercial algunas medidas. Con tal fin, realizará una campaña para revisar el acuerdo ante todas las autoridades y administraciones competentes en la materia o susceptibles de presionar, tanto en el ámbito comunitario como estatal, autonómico o local, de manera que no resulte lesivo para los productores europeos de cítricos.

Así, LA UNIÓ proyecta dirigir un informe detallando la situación y las medidas a adoptar a través de un nuevo protocolo comercial a las autoridades de la Comisión Europea en materia agraria y a todos los eurodiputados españoles; al Ministerio de Agricultura, miembros de la Comisión de Agricultura y a todos los diputados y senadores de la Comunitat Valenciana; a todos los grupos de les Corts Valencianes y a todos los ayuntamientos de la Comunitat Valenciana situados en zonas citrícolas para que hagan propuestas de mociones.

La Comunitat Valenciana, principal zona productora europea, tiene un volumen de 732.247 toneladas (18,52% del global de todos los cítricos) de variedades que se verían directamente perjudicadas por la ampliación de período de importaciones de naranjas de Sudáfrica

 

Otras 919.593 toneladas de variedades de mandarinas también podrían verse afectadas indirectamente, con una disminución de precios en origen por el incremento de oferta de cítricos en los mercados. Sólo esas variedades de naranjas a las que les afecta de forma directa tendrían un valor de mercado aproximado de más de 124 millones de euros.

Según señala esta organización, hasta este año el período de importación de cítricos procedentes de Sudáfrica finalizaba el 15 de octubre, pero el nuevo Acuerdo de Asociación Económica entre la Unión Europea y los Estados del África Meridional (entre ellos Sudáfrica) amplía el mismo hasta el 30 de noviembre con una progresiva disminución anual de los precios de entrada hasta su total desaparición en 2025.

A juicio de LA UNIÓ la ampliación de este período de importación supone la posibilidad de entrada de altos volúmenes de cítricos en los últimos días de esas nuevas fechas, de forma que provoquen la presencia de naranjas sudafricanas en los mercados hasta más allá de Navidad, con clara afección directa a las producciones europeas.

“La posibilidad de entrada de naranjas procedentes de Sudáfrica durante un mes y medio más es una herramienta evidente de presión de los precios a la baja en origen en manos de los intermediarios”

Aparte de la amenaza económica está la fitosanitaria pues no hay que olvidar que en Sudáfrica está presente la temida plaga de la “mancha negra” de los cítricos causada por un hongo que la convierte en la principal enfermedad fúngica de los agrios a nivel mundial. Durante 2015 se detectaron en la Unión Europea 45 envíos de cítricos procedentes de Sudáfrica con presencia de agentes nocivos.

Para paliar esta situación lesiva hacia los intereses de los productores de cítricos europeos, LA UNIÓ plantea un nuevo protocolo de relaciones comerciales con Sudáfrica que contemple una serie de puntos que salvaguarden el cultivo en el ámbito de la Unión Europea.

Entre estas medidas que va a demandar se encuentra el establecimiento de cupos de importación “regresivos” en los cuales las mayores cantidades de importación se establezcan los meses de junio a septiembre y a partir de octubre vayan descendiendo progresivamente los volúmenes de cítricos importados a niveles que no perturben el mercado comunitario cuando entren en comercialización las variedades europeas.

También solicita LA UNIÓ que haya un único puerto de entrada de cítricos procedentes de Sudáfrica a la Unión Europea y, preferiblemente, que sea el de Valencia por su proximidad a los puntos de reexportación a los mercados comunitarios. Reclama la implantación en este puerto de inspectores fitosanitarios especializados en plagas y enfermedades de cuarentena como la mancha negra de los cítricos, que inspeccionen detenidamente cada envío procedente de Sudáfrica y eleven el número aleatorio de muestras de los cítricos y que se incrementen los controles documentales, de identidad y fitosanitarios.

LA UNIÓ pide así mismo un cuerpo de inspectores fitosanitarios europeos en los puertos de origen, a cargo del sector sudafricano, para evitar al máximo la salida de envíos con presencia de “mancha negra”

Y finalmente se demanda revisar y mejorar, en la medida de lo posible, el protocolo de transporte de cítricos, en especial lo referente a temperaturas de los contenedores.

Fuente: LA UNIÓ de Llauradors

Descargar / Download PDF