Compromiso “bio” de la flota atunera española

Banner NEW HOLLAND T7 ESP 2018

La flota atunera española de pesca de cerco de altura va a iniciar el despliegue, en aguas del Oceáno Índico, de al menos 100 nuevos FAD (dispositivos de concentración de peces, DCP en español) biodegradables. El objeto de esta  prueba experimental es evaluar la durabilidad de dichos dispositivos en condiciones reales de uso, así como la ausencia de toxicidad de los materiales utilizados en su construcción.

Reducir al máximo posible el impacto sobre el ecosistema es el propósito principal de esta campaña experimental con dispositivos de concentración de peces biodegradables. Iniciativa que se enmarca dentro del proyecto I+D iniciado en 2015 por la Organización de Productores de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC) en colaboración con AZTI (Centro Tecnológico Experto en Innovación Marina y Alimentaria) y la International Seafood Sustainability Foundation (ISSF), con el objetivo de desarrollar FAD más evolucionados y respetuosos con el medio marino.

Además de materiales como el bambú, el yute y otras fibras naturales utilizadas desde hace tiempo en la construcción de estos dispositivos, los nuevos FAD-bio incorporan elementos fabricados con fibras naturales (algodón, lino, etc..) y diferentes tipos de plástico biodegradable con el objetivo de lograr el equilibrio entre la durabilidad de estos dispositivos y su impacto nulo en el medio ambiente en caso de pérdida o deriva.

Este proyecto piloto de los nuevos FAD-bio se desarrolla tras una primera investigación llevada a cabo en el océano Atlántico en la que se valoraron diferentes materiales y diseños con el objetivo de que estos dispositivos no solo eviten el enmallamiento (captura no prevista de otras especies marinas), sino que, además, sean lo más eficientes posible, en términos de captación de biofouling (acumulación de microrganismos o plantas) y sean lo más biodegradables posible.

Con España a la cabeza, la flota atunera europea lidera la investigación y el desarrollo de FAD-bio, un esfuerzo en pro de la sostenibilidad que se suma a medidas como la limitación del número de FAD por barco, recientemente establecida por la Comisión de Túnidos del Océano Índico (CTOI), que ha reducido en un 38%, desde 2015, el número de FAD por buque; así como por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT).

En declaraciones de Julio Morón, gerente de OPAGAC, “si con la anterior generación de FAD no enmallantes logramos prácticamente eliminar la captura incidental de tortugas y tiburones, con los nuevos FAD-bio cumplimos el reto de conciliar el doble logro de durabilidad e inocuidad de estos dispositivos, eliminando su potencial impacto negativo en el ecosistema”. “Los análisis realizados”, -prosigue Morón-, “sitúan el punto de equilibrio en una durabilidad de un año y medio, frente a los diez o más años de vida de la anterior generación de FAD”.

Sobre OPAGAC

Constituida en 1982, la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC) es una asociación que agrupa a 8 compañías armadoras de atuneros cerqueros congeladores. Su flota, formada por 40 buques atuneros cerqueros captura 300.000 toneladas anuales, el 6% de la captura mundial, y faena en los tres principales océanos del mundo -Atlántico, Índico y Pacífico-, bajo la jurisdicción de las cuatro principales ORP de esta pesquería: ICCAT, CTOI, CIAT y WCPFC. La sostenibilidad medioambiental y socioeconómica, y el principio de transparencia, son la base de la actividad de OPAGAC.

Fuente: OPAGAC

Descargar / Download PDF