Case IH desarrolla un nuevo sistema de frenos que permite mayor control

Con el fin de aumentar la seguridad de la conducción de los tractores con remolque, Case IH ha introducido un sistema inteligente de frenado que adapta la desaceleración del remolque a la del tractor, garantizando la estabilidad del conjunto y evitando el efecto tijera en el remolque. Esta solución de seguridad ya está disponible como opcional para los modelos Puma 185, 200, 220 y 240 CVX.

Sus ventajas no se limitan al transporte por carretera en condiciones de poco agarre como hielo y nieve. El sistema avanzado de frenos de remolque también constituye una ventaja significativa en carreteras mojadas y cuando se trabaja en pendiente, se gira o se reduce la velocidad en el campo. Es muy apropiado para remolcar equipos pesados, incluyendo grandes remolques, empacadoras, cisternas esparcidoras de purín o pulverizadores arrastrados, sobre todo en pastos o suelos húmedos. También resulta ventajoso en la tracción de remolques con un eje delantero pivotante, donde la estabilidad disminuye si el tractor reduce la velocidad sin tener los frenos accionados.

En muchos casos, sobre todo en condiciones de fuerte desaceleración en bajadas y de baja adherencia, la masa desplazada del equipo remolcado ejerce una fuerza sobre el tractor que puede acabar desestabilizándolo, produciendo una pérdida total de control de la carga. Este resultado es el conocido como “efecto tijera”.

El sistema de frenos de remolque ampliado de Case IH monitoriza y detecta las condiciones de conducción y, cuando se activa, estabiliza automáticamente el tractor y el remolque. Cuando el conductor reduce la velocidad, ya sea mediante el Multicontroller o soltando el pedal de marcha, el sistema mide el par de entrada de la transmisión, gracias a los datos obtenidos por un sensor de par instalado en el volante de inercia, y aplica justo la fuerza de desaceleración necesaria para frenar con seguridad todo el conjunto -tractor y remolque-.

Lo que hace esta nueva tecnología es equilibrar la desaceleración del remolque de forma controlada de acuerdo a la desaceleración del tractor para mantener la estabilidad en todo momento y reducir cualquier riesgo.

El umbral de velocidad de 35 km/h permite al conductor realizar pequeños ajustes de velocidad al desplazarse por carretera sin accionar los frenos de remolque. Si el sistema se activa excesivamente, se emiten advertencias acústicas y visuales. Además, para evitar el sobrecalentamiento y la fatiga de los frenos, el sistema aplica una potencia de frenado por impulsos e incorpora una breve interrupción al cabo de cinco segundos.

Este sistema patentado, que inicialmente era una opción para los nuevos modelos Puma 185 – 240 CVX equipados con frenos neumáticos de remolque, puede instalarse también por recambios en todos aquellos tractores Puma 185 – 240 CVX que cumplan el reglamento europeo ‘Tractor Mother Regulation’. El sistema avanzado de frenos de remolque de Case IH estará disponible para el resto de tractores Puma y para las gamas Maxxum y Optum de Case IH equipados con la transmisión CVXDrive a partir de principios de 2019.

“Esta es una función sumamente importante que ofrece Case IH y no está disponible en ningún otro fabricante. Además de mejorar la seguridad, proporciona una mayor tranquilidad a los operadores a la hora de trabajar con equipos arrastrados pesados en condiciones difíciles”, afirma Hans-Werner Eder, Responsable de Marketing de Producto de Case IH para EMEA.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

➡️Case IH: La gestión de los trayectos de los vehículos agrícolas en el campo, clave para reducir la compactación

➡️Case IH: Así será la nueva cosechadora Axial-Flow 250

Descargar / Download PDF